Buscar
  • Dr. Goodfellow

DIS(NEY)TOPÍA

Preludio


El periódico, 5 de diciembre de 2014


El pasado día 1 se estrenó en Londres la tercera entrega de la adaptación cinematográfica de El Hobbit, de Peter Jackson. Seguro que el afamado director neozelandés no había imaginado durante el rodaje hasta qué punto el subtítulo La batalla de los cinco ejércitos resultaría premonitorio de los inesperados acontecimientos que se produjeron a la entrada del cine Leicester Square. Mientras los seguidores de la saga de Tolkien esperaban pacientemente, disfrazados de elfos, hobbits y guerreros de la Tierra Media, a que los actores protagonistas de la película aparecieran por la alfombra roja, un nutrido grupo de personas ataviadas como personajes del universo extendido de Starwars, ayudados por algunos trekkies enfundados en sus uniformes de la flota interestelar, los atacaron al grito de: “Viva la ciencia-ficción. Muera la fantasía épica.” Esto provocó que las calles de la capital inglesa se convirtieran en improvisado escenario de una batalla campal donde que podían verse a soldados de las tropas de asalto imperiales combatiendo contra hobbits y enanos, o a caballeros jedi cruzando sus sables láser de plástico contra el falso acero de las espadas élficas.


Los reporteros gráficos y camarógrafos que habían ido a cubrir el evento nos han regalado un buen número imágenes dantescas producto del peculiar enfrentamiento. En periódicos y noticiarios de todo el mundo hemos podido ver a un grupo de hobbits queriendo levantar en peso a un adolescente obeso disfrazado de Jabba el Hut en un intento estéril de lanzarlo al Támesis, a Gandalf corriendo a bastonazos a un indefenso Darth Vader al que el poder del lado oscuro de la fuerza parecía haber abandonado, o a Galadriel y a la princesa Leia enzarzadas en un a modo de lucha grecorromana arrancándose extensiones, falsos roetes y cabello de verdad. La contienda se extendió por las calles cercanas a Leicester Square durante poco más de una hora hasta que la policía londinense pudo controlar la situación.


Al parecer, la semilla de la discordia había sido plantada mucho antes en el escenario virtual de internet. George L. Hampshire, presidente del Club de Fans de Starwars en el Reino Unido, negó rotundamente cualquier participación de esta organización en la trifulca. “No podemos más que condenar lo sucedido. Los que participaron en esta pelea son unos cuantos exaltados que en absoluto representan el espíritu de los seguidores de La Guerra de las Galaxias.” Al parecer esta curiosa enemistad, según explico el Sr. Hampshire, tiene su origen en la red de redes. “Desde que la factoría Disney se hizo con los derechos de la saga de Starwars, los seguidores de Tolkien vienen utilizando las redes sociales y multitud de blogs para hacer chanza de nuestros personajes favoritos. Cuelgan fotomontajes de La Bella y la Bestia con los rostros de Chewbacca y la Princesa Leia, de Blancanieves y los siete Ewoks, o del Pato Donald vestido de Han Solo. El colmo de la provocación llegó cuando se atrevieron a hackear la web oficial de Starwars y colgaron un video del mítico combate entre Luke Skywalker y Darth Vader en El imperio contraataca doblado con el audio de Supercalifrastilisticoespialidoso del clásico de Disney, Mary Poppins. Para muchos esto representó una declaración de guerra.” Al preguntarle cuál creía que era el motivo por el que algunos trekkies se habían unido a la trifulca, George nos contestó que “llevaban décadas muy quemados. Cada vez que se ponían sus uniformes de la flota interestelar para una convención les preguntaban por qué iban en pijama por la calle.”


Tras el incidente, como era de esperar, se ha producido una escalada en los enfrentamientos verbales en internet. El presidente de la Asociación de Amigos de los Hobbits del Reino Unido, por ejemplo, se ha dedicado a apagar el fuego con gasolina con declaraciones subidas de tono. “Las sagas no tienen punto de comparación. Tolkien era un erudito que creó un universo complejo e inventó el élfico, un idioma lleno de armonía y elegancia. George Lucas se limitó a plagiar La fortaleza escondida de Akira Kurosawa. ¿Y qué decir de Star Trek? El idioma klingon es un horror gutural que se eructa más que se habla.” Por si todo esto no fuera suficiente, los seguidores más exaltados de Juego de Tronos, ofendidos por el menosprecio a la fantasía épica, se han unido a la guerra dialéctica y se han ofrecido a los tolkinianos para ayudarlos en futuros combates. Los fanáticos de Las Crónicas de Narnia, por su parte, se reunieron con el mismo fin; pero, tras comprobar que a duras penas superaban la decena, decidieron no inmiscuirse y han aprovechado para intercambiar sus números de teléfonos y organizar una quedada el último fin de semana de cada mes.


En vista de la deriva de los acontecimientos, en Scotland Yard temen que se produzcan nuevas refriegas por lo que han redoblado la seguridad en salas de cine y convenciones. Alarmado, David Cameron se ha reunido en secreto con sus colegas de la Unión Europea en previsión de que la guerra entre los universos extendidos llegue al continente y en Estados Unidos el presidente Obama ha dado orden de que el FBI vigile los campus universitarios como prevención.


CONTINUARÁ


Por Manuel Valderrama Donaire



76 vistas

©2019 by Dr. Goodfellow. Proudly created with Wix.com